Síguenos:
Facebook
Instagram
YOUTUBE

Todos hemos tenido en alguna ocasión miedo al cajón crossfit. Sin embargo, con una técnica adecuada se pueden superar estos miedos. En este post vamos a hablar de una experiencia personal sobre el cajón crossfit que acabó con éxito.

El otro día una compañera me comentaba que nunca se había atrevido a hacer un salto al cajón crossfit. Le daba mucho respeto y miedo el no conseguirlo o caerse y hacerse daño. Nunca lo había intentado. Además, no sabía exactamente cómo afrontar el cajón crossfit por lo que prefería quedarse donde estaba, sin saltar.

Esta situación me recuerda a muchos de nosotros cuando nos enfrentamos ante situaciones nuevas. Objetivos que queremos conseguir pero por culpa de los obstáculos que nos van surgiendo, el miedo y la falta de confianza en nosotros mismos acabamos por tomar otro rumbo. Miedo a qué? Al qué dirán? Al “no puedo” hacerlo? O “seguro que no lo consigo”?

Preocúpate sólo de lo que tú pienses de ti, el resto, sinceramente, te tiene que dar igual. Eres tú el que tiene que vivir tu vida, no los demás.

¿Cómo sabes que no puedes saltar un cajón crossfit? ¿Lo has intentado alguna vez? Si es que no, ¿a qué esperas para intentarlo? No confundamos el “no puedo” con el “no estoy acostumbrado”. ¿Qué necesitas para saltarlo?  Tal vez… ¿empezar con alturas más bajas, saltando discos e ir añadiendo poco a poco? Pues a por ello. Pero no digas que no puedes hacerlo si no lo has intentado nunca. Entrénate para ello. Práctica, práctica y más práctica.

¿Qué pasa si no logras superar el cajón Crossfit?

La típica pregunta de la compañera que os comentaba al principio fue: ¿Y qué pasa si no lo consigo, me caigo o me hago daño? A lo que respondí: Imagínate que lo intentas y como tú dices, no lo consigues. ¿Qué es lo peor que podría pasarte? ¿Seguirías vivo, no? Ella me contestó: Lo peor que podría pasarme es que me hiciera una herida al fallar el salto. Aún así, no es para tanto la verdad. Al menos lo habría intentado, cosa que ya es mucho para mí.

Voilà!! El cambio de actitud fue visible. Había llegado a la conclusión que no importaba si fallaba, sólo tendría un rasguño. Pero habría ganado mucho más por el camino y además aprendería del error para mejorar en un futuro. Por no hablar de la mejora en auto confianza para enfrentarse de nuevo a ese obstáculo o a otros. Y lo más importante, un cambio de actitud. Lo que importa realmente no es lo que te pase, sino cómo nos enfrentamos a ello. La actitud que tomemos en la vida nos marcará para bien o para mal, tú eliges.

Así pues, te lanzo una pregunta: ¿Qué vas a hacer la próxima vez que un cajón se ponga delante de ti? ¿Quedarte quieto o saltarlo?

¿Te ha gustado este post? Si es así, ¿lo compartirías en tus redes sociales?

Fran Albero

Entrenador y Coach CFAlcoy

 

Diego Payá
Diego Payá
Fundador Coach en CrossFit Alcoy. Mis estudios y mi experiencia laboral pasan por la preparación física, la educación primaria y secundaria, la gestión empresarial y la innovación en el mundo del fitness. Trabajo cada día para fomentar la práctica de ejercicio físico para la consecución de objetivos personales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies propias para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies