Notice: Undefined index: backdoor in /home/crossfitsv/www/wp-content/themes/twentynineteen/functions.php on line 188

¿Quieres saber qué le ocurre al crossfitter principiante? ¿Qué sensaciones tiene la persona que empieza por primera vez a hacer crossfit? ¿Cómo se siente este crossfitter novato? En este post relatamos la experiencia personal de un crossfitter. Dará a conocer lo que ocurrió en sus primeros días de entrenamiento.

Así que empezamos con este relato:

Esta semana se cumplen tres meses desde que empecé con el régimen de entrenamiento más intenso de toda mi vida, Crossfit.

Lo que me ha hecho empezar a practicar Crossfit fue el darme cuenta de que, si utilizaba mis propios medios, nunca me habría empujado a mí mismo lo suficientemente duro para, verdaderamente, lograr los cambios que necesitaba para estar en forma.

Andar ocasionalmente y hacer los movimientos de pecho y bíceps de un gimnasio tradicional, simplemente, no lo iban a conseguir. También sabía que no iba a ser capaz de seguir una dieta si no la compaginaba con algo más ofensivo. Y lo ofensivo era un entrenamiento físico de alguna clase que me demandara el tomar más nutrientes y menos basura.

El paso para ser crossfitter

Y entonces, el 21 de Julio, con mis 117kg y harto de ver mi gigantesca cara redonda en la televisión cada día, me topé con el box Crossfit Lighthouse en Wantagh, Long Island. Fue entonces cuando me rendí a algo que debía haber hecho hace mucho tiempo: Ser un crossfitter.

Han pasado 90 días y todavía pienso que me queda un largo camino para volver a mi antiguo yo. Pero estoy feliz de decir que, por primera vez en años, siento que me he vuelto a encaminar y puedo ver la luz al final del túnel. Cada día más cerca.

Para aquellos que están pensando en empezar a practicar Crossfit y reescribir su futuro, aquí os dejo las primeras 10 cosas que os van a pasar.
 Todo lo que le pasará al crossfitter

1. Os daréis cuenta de lo verdaderamente en baja forma que estáis. Es probable que vuestras primeras sesiones en el box de Crossfit consistirán en estiramientos e instrucción básica.

Sudar, sudar y sudar

Probablemente sudaréis como cerdos y necesitaréis numerosos descansos para recuperar el aliento incluso durante esta fase relativamente fácil. Esto es porque estáis poniendo en marcha y estirando músculos que habían estado dormidos durante años.

También succionaréis el aire para conseguir cada molécula de oxígeno posible. Os llevará una semana o dos antes de que vuestros pulmones se abran de verdad. Para que estén preparados para jadear como un recién nacido respirando por primera vez.

2. Os daréis cuenta de lo corpulentos que estáis vosotros y el resto de gente normal comparado con los verdaderos atletas. Esto es porque vuestros instructores certificados tendrán la constitución de superhéroes de los cómics.

Pesaréis un 40% más que ellos pero, de alguna forma, ellos serán entre un 50 y un 150% más fuertes que vosotros.

No encontraréis sentido a que esos “pequeños” hombres y mujeres sean mucho más potentes que vosotros; será algo desorientador, sobre todo si eres un hombre grande como yo que pensaba que estaba “fuerte”.

Los instructores no son tan enormes como los tradicionales culturistas. Pero no me gustaría apostar en contra de ellos en ningún concurso de fuerza. La idea es que seáis capaces de levantar grandes pesos pero de la manera más eficiente posible. A continuación que seáis capaces de correr una milla (1.6 km). Por contra, los culturistas de la vieja escuela jadean y resoplan detrás de vosotros.

Y vosotros, grandotes, no sois fuertes. Sois corpulentos y casualmente sois capaces de levantar algo de peso. Aprenderéis lo que es la verdadera fuerza muy pronto.

3. Empezaréis a aprender la jerga y a usarla sin sentiros como idiotas:

– W.O.D (o WOD)

Workout of the Day (Entrenamiento del Día). Es la combinación de ejercicios, pesos y tiempo asignados que serán la ley desde el principio de la clase hasta el final. Típicamente, un WOD consistirá en un movimiento gimnástico (pull-ups (dominadas), ring rows (remo con anillas), sit-ups (abdominales), etc), uno de cardio (remo, correr, saltar a la soga, etc) y un movimiento de levantamiento olímpico (back squats (sentadilla trasera), clean & jerks, dead lifts (peso muerto), push-presses, etc).

– RX

Cuando una persona realiza la cantidad de repeticiones que aparecen en el WOD con el peso indicado (es decir, no es escalado), entonces se dice que lo ha realizado RX’d, es decir, tal como estaba prescrito.

– Box

Los centros donde se practica Crossfit no se llaman gimnasios, se llaman “boxes” (“cajas”) y muchos de ellos lo parecen. Típicamente serán espacios como almacenes con muros de cemento, con entrecruzadas vigas expuestas y nada más salvo un material negro cubriendo el suelo.

No hay bares ni salas aeróbicas. Sólo barras de hierro que vais a coger, los pesos que tendréis que levantar sobre vuestra cabeza y el suelo donde gotearéis sudor y lágrimas de vez en cuando hasta que sintáis que os habéis convertido en parte del sitio. Este es vuestro box. Hay cientos de boxes de Crossfit a lo largo del país, pero este es el vuestro.

La respuesta de los amigos del crossfitter

4. Vuestros amigos y familia empezarán a buscar en Google el término Crossfit y a advertiros. “Oh, estás haciendo eso Cross-lo que sea, creo que leí algo acerca de eso…”

Se toparán con un raro trastorno. La gente se empuja a si misma pasado el punto de extenuación hasta que sus fibras musculares empiezan a romperse y se escurre su sangre hasta los riñones.

También se encontrarán con historias sobre lesiones asociadas con el Crossfit. La realidad es que ese tipo de lesiones pueden y ocurren con cualquier tipo de entrenamiento que es llevado demasiado lejos bajo una mala supervisión.

Tenéis las mismas posibilidades de lesionaros mientras patináis sobre hielo, montáis a caballo, hacéis surf o hacéis cualquier otro tipo de actividad extenuante de forma temeraria y sin tomar las precauciones adecuadas.

Añadiría, además, que hay una especie de campaña de terror extendida, llevada a cabo por los gimnasios y clubs de fitness tradicionales. Ellos ven la proliferación del movimiento Crossfit a lo largo del país como una amenaza masiva a su lista de miembros.

No existe una manera posible de que uno que hace su circuito habitual sin prisa en las mismas 12 o 15 máquinas en un gimnasio llegue a la intensidad de un entrenamiento en un box de Crossfit.

La repetición, la clave del buen crossfitter

5. Os volveréis terriblemente buenos contando. Absolutamente todo en Crossfit tiene que ver con las repeticiones. 20 clean & jerks seguidos de 10 box-jumps (saltos a cajón) y, para acabar, 30 sit-ups (abdominales), todo ello repetido cinco veces y se mide el tiempo.

Pensad en contar, la cuenta atrás, la división de una gran cantidad de repeticiones en pequeños bloques aparentemente más manejables. “Vale, cinco repeticiones más, tomar un respiro, tres repeticiones más y después solo dos series más hasta acabar las cinco rondas.”

Este es el tipo de conversaciones que tendréis con vosotros mismos cuando os encontréis en el WOD y os volveréis muy diestros en la cuenta hacia atrás también – “siete más…seis, cinco más, ¡vamos!, cuatro…” Lo que sea con tal de superarlo.

El respeto del crossfitter por la resistencia y el aguante

6. Empezaréis a respetar la resistencia y el aguante. Cuando sois niños, vuestra idea de la fuerza se encuentra alrededor de cuánto uno es capaz de levantar, o de cómo es el tamaño de tus brazos y pecho, etc.

Si todavía no os habéis desprendido de esta idea, empezareis a hacerlo cuando empecéis con el Crossfit. Empezareis a estar mucho más sorprendidos de cosas como la fuerza de los cuádriceps y de la espalda baja.

Seréis deslumbrados por la habilidad de otros para hacer cientos de air squats (sentadillas sin peso) o mantener varias posiciones estáticas (aguantando el cuerpo de uno mismo en una tabla 15 cm por encima del suelo o media sentadilla con la espalda apoyada en un muro, con los muslos perpendiculares al suelo y un balón medicinal de 9kg apoyado en el pecho).

Cuando vosotros apenas podéis estar 30 segundos en esas posiciones pero podéis ver a gente aguantar entre 4 y 6 minutos, todas vuestras ideas sobre lo que es ser fuerte se irán por la ventana.

En un principio el crossfitter gana fuerza

7. Al principio ganaréis fuerza. Lo más frustrante de mi primer mes practicando Crossfit fue la ganancia de peso. Expresado de manera simple, estáis usando músculos que han estado fuera de escena durante años, por eso estaréis construyendo esos músculos rápidamente, y el músculo pesa más que la grasa.

Así que mientras estaréis perdiendo agua y sudando como si hubierais estado en una búsqueda del tesoro en un bosque tropical, la báscula estará subiendo y no bajando. Esto os volverá jod***mente locos.

Y entonces, de repente, alcanzaréis el punto donde los músculos que habéis estado creando, están quemando suficientes calorías cada noche para empezar a perder kilos. Entonces veréis cómo la ropa os queda mejor y vuestra cara encoge. Todo el camino cuesta abajo desde aquí os ayudará a que continuéis.

El crossfitter aumenta su energía

8. Notaréis un incremento de energía, incluso cuando estáis muertos de dolor por el Crossfit. Este nueva brote de energía encontrada viene del hecho de que estáis arrastrando menos grasa con vosotros durante todo el día y estáis respirando más fácilmente.

Estáis desgastando y cargando menos vuestros sistemas cardiovascular y pulmonar y el resultado es que puedes seguir el ritmo de tus hijos y lograr más cosas cada día. La confianza y la felicidad que viene a raíz de esto se explica por sí misma. ¡Esperad a que veáis las pequeñas e inesperadas maneras en que esos beneficios colaterales se abren hueco poco a poco en tu rutina diaria tanto en casa como en el trabajo!.

9. Aprenderéis sobre vuestra debilidad mental. Mi box, el Crossfit Lighthouse, escribe el WOD en su página web cada mañana. Tres semanas aquí y una vez que he aprendido todos los variados ejercicios, me encuentro a mí mismo entrando en la página y decidiendo, basándome en el WOD, si ese día iba a ir o no.

El diálogo interior

Un día entré y vi que estaba incluido en el WOD 3 rondas de 20 burpees, lo que inmediatamente desencadenó en un diálogo interior que fue algo así: “Hice burpees el Martes y todavía estoy dolorido, quizás esta noche será mi noche de descanso e iré mañana y el Viernes mejor.”

Me di cuenta de que estaba escogiendo los entrenamientos como si fuera un menú a la carta, “Haré esto pero me voy a saltar esto otro porque mi tobillo no está del todo bien.” Una vez que me di cuenta de esto, dejé de entrar en la página web.

Aprendí lo puta que podía llegar a ser. Entonces aprendí a negarme a mí mismo la oportunidad de seguir por ese camino. Este es un ejemplo de los muchos momentos reveladores que me han permitido conocerme a mí mismo mucho mejor. Y a continuación hacer los ajustes necesarios para corregirme.

El crossfitter y su fortaleza mental

10. Aprenderéis mucho sobre vuestra fortaleza mental. Os encontraréis que apenas os conocíais a vosotros mismos del todo antes de empezar esta aventura. De que no teníais ninguna pista sobre lo que verdaderamente os marca, vuestras propias motivaciones elementales y deseos.

En el corazón de la batalla lograréis adentraros en vosotros mismos e ir al siguiente nivel. Esto ocurre cuando  cuando vuestra cabeza está empapada en sudor. A vuestro alrededor no hay nada más que el ruido del metal. También oiréis los gruñidos de los demás a vuestro alrededor,

Cuando os dais cuenta de que estáis en el 80% del camino a través de un doloroso entrenamiento, excavaréis hondo y encontraréis lo que necesitáis para llegar hasta el otro lado. Es ahí donde, y quizás nunca habíais tenido acceso a ello en años – décadas – pero cuando finalmente llegas… dios mío.

Hay una apoteosis en marcha. Con esta experiencia sois mucho menos indecisos a la hora de dar el salto hacia la brecha.

Habéis ganado en conocimiento. En algunos casos en memoria de vosotros mismos Y también sabéis de lo que sois capaces de hacer.

Compadezco a la persona que se atreva a enfrentaros contra vosotros una vez que esto ha tenido lugar. No sería justo para ellos en lo más mínimo.

Las ganas de más entrenamiento

En mis primeros tres meses de Crossfit, llegué a comprender quién verdaderamente era. Lo bajo de forma que me permití a mí mismo estar. Qué tipo de impacto podría tener en mi vida diaria una lista compuesta por logros físicos.

Ahora me encuentro a mí mismo saliendo de la ciudad a toda velocidad después de trabajar cada día. Porque solo quiero llegar a tiempo a mi clase.

Me encuentro rechazando cada oportunidad para beber y comer a lo grande en las horas felices. Cualquiera que me conozca te dirá cuan fuera de lugar está todo esto en mí. Pero he encontrado una nueva adicción. Algo que, a la vez se lleva todo de mi. Tanto física, emocional como mentalmente. Y me devuelve aún más de lo que tenía antes.

Estoy enganchado, y ahora todo lo que quiero hacer es ser mejor en ello.

Fuente (inglés): The Reformed Broker
Traducción realizada por: CrossfitValladolid

Deja un comentario